Remedios caseros para dientes blancos

  • dientes-blancos Si tus dientes no son todo los blancos que quisieras, existen unos excelentes remedios caseros: cepíllatelos una vez por semana con agua y bicarbonato de sodio y enjuágate la boca con agua fría; o bien frota tus dientes con un trocito de limón. Si están amarillentos por el tabaco va de maravilla frotar los dientes con un algodón impregnado en agua oxigenada.
  • Un remedio para los dientes blancos es mezclar una fresa con una pizca de bicarbonato y frotarte los dientes con ella. Termina la operación enjuagándote la boca con una infusión de romero.
  • Y si tus dientes ya no son blancos por naturaleza, recuerda que no debes pintarte los labios de color naranja, porque aún se verían más amarillentos. Elige otros colores entre la gama existente.
convierte este truco a documento pdf


Tambien te puede interesar leer

Comments (1)

 

  1. maria elena says:

    son buenos consejos

Deja un comentario para trucos del hogar