Bronceadores caseros

Te vamos a proporcionar a continuación una receta casera para  broncearte además de hidratar tu piel: mezcla el zumo de dos tomates muy maduros, una cucharada de aceite de oliva y unas gotas de zumo de limón. Coloca la mezcla en un frasco de cristal y ya puedes llevarlo a la playa como si de un bronceador natural se tratara.bronceado

Si lo que quieres es un bronceador rápido, prepara una infusión muy cargada de té oscuro y en la playa aplícatela sobre la piel. Verás qué tono dorado toma tu piel en poco tiempo. Eso sí, no es muy duradero…

¿Deseas broncear tu piel desde dentro? Prepara cada día un zumo bronceador de cuatro zanahorias grandes junto con el zumo de medio limón y tómatelo dos veces al día. Tu piel se preparará de una forma natural para asimilar con rapidez y vitaminas un bronceado espectacular y sano.

Un truco para que puedas tomar el sol sin riesgos, consiste en limpiar periódicamente tu cara y cuerpo con una toalla mojada en agua fría. Ello contribuirá a paliar el sudor, a cerrar los poros y a tonificar tus músculos. Así podrás, con precaución, continuar con tu exposición al sol sin que tu piel se resienta por ello.

El truco de alternar es ideal para que ni tu cuerpo ni tu piel se resientan de los estragos del sol: alterna la sombra con el sol (en la sombra también te bronceas), alterna el reposo con el ejercicio y alterna los baños.

Evita los rayos del sol del mediodía. Es el truco de quienes se exhiben bronceados más tiempo: las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde son las ideales para que tu piel tome color. Las demás horas del día únicamente achicharran tu piel y el bronceado adquirido desaparece en cuanto la piel se renueva.

convierte este truco a documento pdf


Tambien te puede interesar leer

Comments (1)

 

  1. yukinooooooooooo says:

    es MuY BuEnOoOoOo

Deja un comentario para trucos del hogar